dilluns, 20 de febrer de 2012

DINAMIZACIÓN DE ESPACIOS URBANOS SALUDABLES (EL BOOM DE LA VIDA SANA&RUNNIG and WALKING)


La presencia de corredores y personas andando en las calles y al aire libre ha crecido mucho en los últimos años. Las cifras de participación en las diversas carreras populares han aumentado por la proliferación de una actividad que cada día tiene más adeptos.

Hace unos años atrás ver a un corredor practicando este deporte en la calle, era un hecho poco habitual. Pero el boom que ha vivido el “running” y especialmente el mundo de las carreras populares en los últimos años ha hecho que haya proliferado el número de personas que se calzan unas zapatillas, se ponen ropa cómoda y salen a correr al aire libre. Así, la imagen de personas que se entrenan en las calles de una ciudad es ya del todo habitual y un ejemplo es la ciudad de Barcelona, ​​donde cada vez son más las personas que se animan a practicar este deporte en espacios urbanos. El 75% de las personas  que practican cualquier deporte en la ciudad de Barcelona lo hacen en espacios urbanos, según una encuesta del ayuntamiento de la ciudad condal en el año 2006.


El salir a  correr y andar  por las calles y parques de la ciudad, y en general, salir a correr al aire libre, es hoy en día una práctica muy habitual. El  boom existente, evidentemente tiene una relación estrecha con  los parámetros marcados por la vida sana y saludable, en contra del sedentarismo, que convierten estas prácticas en un fenómeno en auge, ya que es la forma más barata y cómoda de hacer ejercicio. Es fácil, seguro y barato. También es relajante y, al mismo tiempo, tonificante.

Caminar requiere pocas habilidades atléticas y no exige ser miembro de un club,  ni ningún equipamiento especial, aparte de unos zapatos cómodos y resistentes. Es natural y divertido, bueno para la autoestima y la mente.

Los resultados de caminar son gratificantes físicamente: un cuerpo en forma, más capaz de mejorar la salud general y sumar años a su vida. Caminar como deporte puede hacerse en casi cualquier lugar y cualquier momento, durante todo el año, yendo de compras, en el centro comercial, o en su vecindario; solo, con su perro, o con otros; y a su propio ritmo. Caminar beneficia a casi todo el mundo, independientemente de su edad. Millones de hombres y mujeres caminan regularmente para perder peso y mantenerse en forma. Convencidos de que es un buen ejercicio, lo hacen parte de su rutina diaria, y su número aumenta cada año. El boom del caminar se centra, principalmente, en gente de 50, 60 o 70 años, nichos de población cada vez más numerosos en nuestro país. Para ellos el “jogging” es muy pesado para las piernas y la espalda, por lo que incluso haciéndolo de manera segura es duro para los mayores o enfermos. Por otra parte, el pasear es bueno para todos. Puede hacerse  en cualquier tiempo, en cualquier lugar y no requiere de un vestuario especial. El número de personas que lo practican ha aumentado en España porque todo el mundo se ha dado cuenta de que es un deporte fácil y efectivo.Diversas administraciones públicas relacionadas con Sanidad y Bienestar Social,  recomiendan el pasear, así como los propios médicos especialistas.

Esta es una de las razones importantes para el boom. La gente mayor, que tiene sobrepeso, o algún problema médico, como la presión alta o diabetes, etc., debido a la vida sedentaria, con seguridad recibe por parte de sus doctores la recomendación de “caminar”. Asimismo, los periódicos y la televisión a menudo presentan el caminar como un deporte con beneficios para la salud. Así pues para la gran mayoría de la población se ve esta actividad como algo saludable.

El trabajo de instituciones científicas, culturales y políticas está dando resultados. Se ha asumido socialmente que el sedentarismo está disparando el gasto sanitario hasta límites insostenibles. Y el deporte se ha puesto de moda.

Por tanto se establece, desde nuestro punto de vista, una relación estrecha entre el ciudadano y su entorno, ya que, diversos espacios que durante años no se han utilizado y han pasado desapercibidos para la gran mayoría, se están disfrutando en estos momentos como espacios de ocio donde las personas, practican deporte, abogando por una vida sana y saludable.

Se produce una relación estrecha entre estos ciudadanos y los diversos entornos de la ciudad como plazas, jardines, paseos, playas o ríos que utilizan para dichas actividades. Esta relación se acentúa, cuando dichos espacios se ven afectados  por cualquier actuación que perjudique su apariencia o uso. Esta relación involucra a la ciudadanía potenciando su participación en las decisiones que sobre estos territorios se toman. Se aumenta el sentimiento de apropio e identidad con estos espacios,  velando  por su mantenimiento, planificación y uso.

Hablamos por tanto de una dinamización territorial aportando valores sociales, culturales y “saludables”. Creemos que desde las instituciones competentes debería aprovecharse el momento, ya que al tratarse de una moda, hay un riesgo de caducidad y el momento es propicio tanto para las diferentes administraciones como para la ciudadanía, para tomar parte en la dinamización territorial de estos  entornos.

Cap comentari:

Publica un comentari