dilluns, 27 de febrer de 2012

Definiendo un SIG. ¿Qué es un SIG? ¿Por qué un SIG?


A lo largo de las próximas semanas intentaremos ir dando respuesta a estas dos preguntas iniciales que se nos plantean en el título de este post.

Como muchos de nuestros seguidores conocerán, tanto por su formación, como por su propia experiencia laboral, al referirnos a un SIG, lo hacemos a las siglas de Sistema de Información Geográfica.

Son diversas las definiciones de un SIG. Intentaremos sintetizar si consideramos la definición de la wikipedia: Un sistema de información geográfica es un sistema informático capaz de integrar, almacenar, editar, analizar, compartir y mostrar información con referencias geográficas. De forma más genérica, es una herramienta a partir de la que los usuarios pueden hacer consultas interactivas (búsquedas definidas por el usuario), analizar la información espacial, y editar los datos.

Al tratarse de una herramienta que puede tener un claro uso en la planificación y el análisis territorial es evidente que es un instrumento indispensable, básico y claramente específico de los geógrafos.



Desde aquí pretendemos reclamar esta herramienta como propia de nuestra disciplina, y persistir en su utilización así como en su difusión dentro de aquellos organismos o entes territoriales que puedan necesitarla. Si nosotros mismos no somos capaces de ver en esta herramienta uno de los ejes básicos de nuestra profesión tendremos muy difícil hacernos un hueco en el difícil mercado laboral actual y futuro.

En los siguientes posts intentaremos ir desgranando poco a poco las potencialidades de esta utilísima herramienta.

dilluns, 20 de febrer de 2012

DINAMIZACIÓN DE ESPACIOS URBANOS SALUDABLES (EL BOOM DE LA VIDA SANA&RUNNIG and WALKING)


La presencia de corredores y personas andando en las calles y al aire libre ha crecido mucho en los últimos años. Las cifras de participación en las diversas carreras populares han aumentado por la proliferación de una actividad que cada día tiene más adeptos.

Hace unos años atrás ver a un corredor practicando este deporte en la calle, era un hecho poco habitual. Pero el boom que ha vivido el “running” y especialmente el mundo de las carreras populares en los últimos años ha hecho que haya proliferado el número de personas que se calzan unas zapatillas, se ponen ropa cómoda y salen a correr al aire libre. Así, la imagen de personas que se entrenan en las calles de una ciudad es ya del todo habitual y un ejemplo es la ciudad de Barcelona, ​​donde cada vez son más las personas que se animan a practicar este deporte en espacios urbanos. El 75% de las personas  que practican cualquier deporte en la ciudad de Barcelona lo hacen en espacios urbanos, según una encuesta del ayuntamiento de la ciudad condal en el año 2006.


El salir a  correr y andar  por las calles y parques de la ciudad, y en general, salir a correr al aire libre, es hoy en día una práctica muy habitual. El  boom existente, evidentemente tiene una relación estrecha con  los parámetros marcados por la vida sana y saludable, en contra del sedentarismo, que convierten estas prácticas en un fenómeno en auge, ya que es la forma más barata y cómoda de hacer ejercicio. Es fácil, seguro y barato. También es relajante y, al mismo tiempo, tonificante.

Caminar requiere pocas habilidades atléticas y no exige ser miembro de un club,  ni ningún equipamiento especial, aparte de unos zapatos cómodos y resistentes. Es natural y divertido, bueno para la autoestima y la mente.

Los resultados de caminar son gratificantes físicamente: un cuerpo en forma, más capaz de mejorar la salud general y sumar años a su vida. Caminar como deporte puede hacerse en casi cualquier lugar y cualquier momento, durante todo el año, yendo de compras, en el centro comercial, o en su vecindario; solo, con su perro, o con otros; y a su propio ritmo. Caminar beneficia a casi todo el mundo, independientemente de su edad. Millones de hombres y mujeres caminan regularmente para perder peso y mantenerse en forma. Convencidos de que es un buen ejercicio, lo hacen parte de su rutina diaria, y su número aumenta cada año. El boom del caminar se centra, principalmente, en gente de 50, 60 o 70 años, nichos de población cada vez más numerosos en nuestro país. Para ellos el “jogging” es muy pesado para las piernas y la espalda, por lo que incluso haciéndolo de manera segura es duro para los mayores o enfermos. Por otra parte, el pasear es bueno para todos. Puede hacerse  en cualquier tiempo, en cualquier lugar y no requiere de un vestuario especial. El número de personas que lo practican ha aumentado en España porque todo el mundo se ha dado cuenta de que es un deporte fácil y efectivo.Diversas administraciones públicas relacionadas con Sanidad y Bienestar Social,  recomiendan el pasear, así como los propios médicos especialistas.

Esta es una de las razones importantes para el boom. La gente mayor, que tiene sobrepeso, o algún problema médico, como la presión alta o diabetes, etc., debido a la vida sedentaria, con seguridad recibe por parte de sus doctores la recomendación de “caminar”. Asimismo, los periódicos y la televisión a menudo presentan el caminar como un deporte con beneficios para la salud. Así pues para la gran mayoría de la población se ve esta actividad como algo saludable.

El trabajo de instituciones científicas, culturales y políticas está dando resultados. Se ha asumido socialmente que el sedentarismo está disparando el gasto sanitario hasta límites insostenibles. Y el deporte se ha puesto de moda.

Por tanto se establece, desde nuestro punto de vista, una relación estrecha entre el ciudadano y su entorno, ya que, diversos espacios que durante años no se han utilizado y han pasado desapercibidos para la gran mayoría, se están disfrutando en estos momentos como espacios de ocio donde las personas, practican deporte, abogando por una vida sana y saludable.

Se produce una relación estrecha entre estos ciudadanos y los diversos entornos de la ciudad como plazas, jardines, paseos, playas o ríos que utilizan para dichas actividades. Esta relación se acentúa, cuando dichos espacios se ven afectados  por cualquier actuación que perjudique su apariencia o uso. Esta relación involucra a la ciudadanía potenciando su participación en las decisiones que sobre estos territorios se toman. Se aumenta el sentimiento de apropio e identidad con estos espacios,  velando  por su mantenimiento, planificación y uso.

Hablamos por tanto de una dinamización territorial aportando valores sociales, culturales y “saludables”. Creemos que desde las instituciones competentes debería aprovecharse el momento, ya que al tratarse de una moda, hay un riesgo de caducidad y el momento es propicio tanto para las diferentes administraciones como para la ciudadanía, para tomar parte en la dinamización territorial de estos  entornos.

dijous, 2 de febrer de 2012

RECUPERACIÓ D’ELEMENTS PATRIMONIALS DEL TERRITORI PER DONAR VITALITAT ALS PAISATGES.

Per tots aquells que tingueu un especial interés en la recuperació d’elements patrimonials del territori per donar vitalitat als paisatges, us recomanem la lectura “RECUPERAR.(Com revitalitzar l’essència del territori).”(X3 Estudis Ambientals/ Elliseu Climent), publicat per l’Institut del Territori l’any 2011. Aquest treball inclós en la col.lecció “Accions pel territori”, aporta idees, suggeriments, propostes i diferents punts de vista per recuperar diversos elements que caracteritzen el territori, entesos des d’una visió àmplia i holística: patrimoni natural i cultural, elements tangibles i intangibles
Inciativa popular per salvar el Castell de Sentmenat, en contra del Pla Parcial Urbanístic del mateix nom. Aquest moviment de participació ciutadana, de moment  ha aconseguit els seus objectius.

Tal i com els autors ens expliquen, recuperar elements del territori és una via per dotar d’una vitalitat nova els paisatges. Aquest plantejament supera el caràcter cosmètic, ornamental o merament formal de les intervencions de recuperació (sovint dominants), i posa l’èmfasi en la recuperació de l’essència mateixa del paisatge, tant des d’un punt de vista físic, ambiental, com econòmic o social.

En el present estudi es plantejan i s’ementen diverses raons per les quals té sentit recuperar els elements patrimonials del territori. Totes les raons plantejades es poden agrupar en quatre perspectives sobre el sentit actual de recuperar, que distingueixen en: el sentit identitari, l’existència de determinats elements associats a un territori evita la banalització del seu paisatge i li atorga caràcter; el sentit econòmic, a partir de les noves oportunitats per al desenvolupament local; el sentit utilitari, pel fet que aquell element recuperat pot aportar serveis ambientals, socials i de salut; i el sentit estètic, quant a la bellesa associada a aquest element.

Tal i com defineix “El Observatorio de la Sotenibilidad en España”, un patrimoni “viu” permet que la població recuperi el sentit de pertinença al territori i construeixi un imaginari social compartit que li atorga identitat.

Compartim amb el autors, el convenciment, que aquest sentiment de pertinença comporta un increment de la participació ciutadana en la defensa del patrimoni, per la qual cosa la protecció i gestió del territori esdevé una responsabilitat que comparteix tota la ciutadania. Així doncs, el patrimoni pot convertir-se en un motor de cohesió social, al voltant del qual es desenvolupin iniciatives de conservació i recuperació promogudes per la pròpia ciutadania.

Per recuperar la identitat d’un territori, cal recuperar els elements (tangibles i intangibles) que el caracteritzen i que permetran que es pugui viure aquest territori d’una manera especial i única i, en conseqüència, que la població s’hi pugui arrelar.

Recuperar certs elements significa tenir cura del patrimoni històric i cultural del territori, i mantenir, encara que sigui parcialment, la memòria de les persones que hi han viscut. En alguns casos, recuperar aquests elements permet comprendre alguns dels processos productius que han marcat l’economia i, en conseqüència, la societat del nostre país al llarg dels darrers segles (recuperació del patrimoni industrial). En d’altres, permet recuperar espais que en altres moments de la història havien estat l’epicentre cultural i el lloc de socialització de la pràctica totalitat dels vilatans dels nostres pobles (recuperació d’ermites i altres edificis religiosos); o fins i tot mantenir la memòria d’un mitjà de transport que ha marcat una part important de la nostra història (recuperació d’antigues línies ferroviàries).

El sentit utilitari: serveis ambientals i salut. Recuperar certs elements del territori també aporta altres beneficis a la societat, com són els serveis ambientals i de salut. Els elements territorials que aporten aquests beneficis ambientals són, majoritàriament, elements naturals: ecosistemes i espècies. Aquests beneficis s’anomenen, tècnicament, serveis (ambientals) dels ecosistemes o serveis ecosistèmics.

Aquest últim sentit, l’utilitari, juntament amb aquells de caràcter socials i de salut, estan estretament lligats amb les darreres investigacions i treballs que estem portant a terme, i que en properes publicacions us anirem fent cinc cèntims de com van avançant.